Estados Unidos sigue liderando la exportación de plásticos hacia América Latina

 Estados Unidos sigue liderando la exportación de plásticos hacia América Latina

Un nuevo informe publicado por miembros de la Alianza Global por Alternativas a la Incineración, GAIA, de México, Ecuador, Chile y Argentina expone las cifras más actuales de importación y exportación de residuos plásticos hacia América Latina.

El reporte investigativo contiene información crítica e inédita sobre las importaciones de residuos plásticos que están ingresando a países de América Latina, alertando nuevamente sobre la necesidad de reducir la producción de plásticos y de que cada país gestione sus residuos dentro de sus fronteras.

Estados Unidos nuevamente lidera la exportación de plásticos a América Latina y el Caribe, enviado más de 200 mil toneladas de residuos plásticos a la región entre 2020 y 2021.  Algunos de los principales países receptores fueron México y Ecuador que pasaron de recibir 63 mil toneladas durante el 2020 a 84 mil durante el 2021, y de 6.745 toneladas en 2019 a 8.253 toneladas en 2020 respectivamente. 

Residuos plásticos exportados desde EE.UU a Latinoamérica bajo la Partida 3915 periodo 2020-2021

México 147.897  toneladas 
El Salvador 20.975 toneladas 
Ecuador 12.791 toneladas 

Las fuentes de información para el desarrollo de la investigación de nuestros miembros fueron bases de datos de Datasur, aduanas, Sistema de Información Arancelaria Vía Internet (SIAVI) y consultas a ministerios locales.

El 1 de enero del año 2021 se hizo efectiva la Enmienda de plásticos del Convenio de Basilea, que obliga a los países que deseen exportar plásticos contaminados o mezclados, o que no tengan como destino principal el reciclaje ambientalmente racional, a solicitar consentimiento previo al país receptor, no obstante, no se ha reflejado aún una clara disminución en el flujo de residuos plásticos, lo que es una señal alarmante sobre el cumplimiento de los compromisos internacionales de cada país. Por ejemplo en México, el movimiento internacional de desechos desde y hacia México, incluso ha incrementado. Además, mucho del plástico que ha ingresado como destinado al reciclaje, y que por lo tanto no necesita el consentimiento previo estipulado en la Enmienda de plásticos, ha llegado contaminado o es imposible de reciclar en el país de destino. 

José Manuel Arias de la Asociación Ecológica Santo Tomás A.C., México, dice:

Los datos oficiales del gobierno mexicano indican que del año 2015 al año 2021 las importaciones de desechos plásticos a México se han triplicado, pasando de 58 mil toneladas en 2015 a 175 mil toneladas en 2021. El 94% de estos desechos plásticos provienen de los Estados Unidos de América.

Nuestra preocupación es que no hay certeza del destino final de estos desechos plásticos, no sabemos si se usan para alimentar cementeras, en rellenos sanitarios, en tiraderos clandestinos. Creímos que con la entrada en vigor de la enmienda del Convenio de Basilea el movimiento de desechos plásticos entre los países se reduciría, en el caso Mexicano no fue así, el año 2021 es cuando más basura plástica ha ingresado a México. Consideramos que es necesario desmontar esa política pública que promueve a México como el vertedero de nuestro vecino del norte. Solo el poder ciudadano puede lograrlo y estamos trabajando en ello.”

Los plásticos ingresan a cada país bajo la Partida 3915, que corresponde a una clasificación arancelaria para desechos, desperdicios y recortes de plástico; sin embargo, sus subpartidas tienen denominaciones demasiado amplias que no permiten saber exactamente qué se está importando ni el estado en el que llegan los plásticos a cada país. Pero los autores del informe indican que la gravedad del problema no pasa por solo saber cuánto y qué tipo de plástico ingresa al continente porque se trata de materiales que en todos los países se descartan cotidianamente, y que en muchos casos ya representan un problema porque no existe la infraestructura adecuada para su tratamiento, colapsan los rellenos sanitarios que ya están enfrentando una crisis o aún peor, puede conducir a propuestas de falsas soluciones como plantas incineradoras, quema en cementeras o propuestas de plástico-a-combustible. 

Matías Roa de la Alianza Basura Cero Chile, dice:

“Es una práctica inaceptable porque estamos hablando de un residuos considerado peligroso , con diversos impactos negativos y , que además, se manifiesta como un síntoma de un sistema ya colapsado, el cual insiste en buscar soluciones al final del ciclo de vida del plástico y no en una etapa inicial como es la  generación.

Bajo esta lógica, para la región y Chile, los riesgos que se presentan son altos ya que  no están los  sistemas e infraestructura necesaria como tampoco la correcta fiscalización, lo cual permite que se generen muchas fugas a lo largo de toda la cadena, desde que el material es generado, hasta que es puesto en otro país.

En función de todo esto, lo importante es monitorear, educar e incidir sobre los impactos de esta práctica a nivel social y político bajo alero de los acuerdos internacionales, como por ejemplo, la convención  de Basilea y su enmienda sobre plásticos.

El informe también evidencia los vacíos de información que existen entre aduanas y las instituciones ambientales de cada país, ya que hasta el momento no existe certeza de la peligrosidad ni de las condiciones en las que están ingresando los plásticos, mucho menos se sabe sobre el destino real de cada contenedor, por eso las organizaciones urgen que se transparente antes del ingreso a cada país el detalle del proceso de reciclaje que se pretende realizar, el destino final para poder identificar re-exportaciones (efecto pivote) y llenar cualquier otro vacío respecto al uso de los residuos importados. La razón principal de la falta de coordinación entre entidades, según señalan, sería que el ingreso desmedido de plásticos al continente es de orden económico y no ambiental ni de salud pública. 

Concluyen además que los esfuerzos globales para detener el comercio de residuos plásticos deben estar orientados a la disminución en la generación de residuos como objetivo principal, no solo a mejorar los controles aduaneros, al igual que establecer prohibiciones para que países desarrollados envíen sus residuos a aquellos más pobres y con legislaciones débiles. En este sentido, las negociaciones para alcanzar un Tratado global de plásticos jurídicamente vinculante representa una gran oportunidad para avanzar en la resolución de los problemas ambientales, sociales y económicos provocados en todas las etapas del ciclo de los plásticos.

Equipo Periodístico

https://eldiariodelaaraucania.cl

Noticias de Verdad. ElDiariodelaAraucania.cl es el medio digital más leído de la región de la Araucanía. Noticias, entrevistas, reportajes, fotos, videos, opinión y contenido de las 32 comunas de la región

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.